Cuidados de tu mascota: el Bulldog inglés

Algunas personas esperan pasar por varios divorcios pro para darse cuenta de que mejor es tener a tu lado un perro. Para también para tener uno, hay que conocer las características de ellos y saber cual es el que mejor se ajusta a nuestra personalidad, para no terminar también divorciados de él. 

Digamos que el que más se ajusta a ti es el bulldog inglés, entonces lo mejor es conocer sus gustos, comportamiento, hábitos, alimentación y cuidados, para que sean realmente compañeros uno del otro. El bulldog inglés es un perro típicamente de baja resistencia, pero tienen una disposición innata a ser dulces, tanto que son predecibles, bastante confiables y sobretodo excelentes amigos de los niños. Pero para nuestro beneficio requieren de un ejercicio moderado.

Con respecto a las arrugas de su cara estas deben ser limpiadas de manera regular para poder evitar ciertas infecciones cutáneas. Estos perros suelen ser pesados, los machos pesan de adultos alrededor de 25 kg, mientras que las hembras 23 kg. Su altura se encuentra en 40 cm los Machos altura a la cruz, y las hembras 37 cm. 

Características generales 

Su cuello es bastante grueso, braquiocefálico con cara aplastada y una gran cantidad de arrugas en ella. 

Expectativas de vida

El nivel de energía que emplean estas mascotas es relajado con lo cual su esperanza de vida es de aproximadamente 8 a 10 años. Suelen babear de manera constante, roncan, pero casi no ladran ni excavan, su socialización y demanda de atención es moderada, mientras que cuentan con un pelaje corto y liso. Lo podemos encontrar en colores como atigrado, pinto, rojo, leonado o blanco sólido. No requiere de tanto aseo. 

Cuando nos encontramos de frente a un bulldog inglés notamos que se trata de una pequeña mole bastante fornida que cuenta con un característico andar de cangrejo que le hacen ver rebosante de fuerza, estabilidad y vigor.

Posee una gran cabeza de forma esférica, acompañada de un hocico extremadamente corto, lo que da una apariencia en la cara con aspecto aplanado. Los ojos del bulldog inglés siempre son oscuros y se encuentran ubicados bajos y separados en la frente en el plano frontal. La trufa es negra y ligeramente respingona. Sus mandíbulas son enormes, pero anchas y con prognatismo inferior, es decir que su mandíbula inferior sobresale ante la superior y apenas deja a la vista los incisivos inferiores, lo que produce una mueca cómica. 

Posee unos labios carnosos y colgantes. Sus mejillas son redondeadas y además sobresalen hacia los lados. En cuanto a sus orejas estas son finas, pequeñas y además se inclinan hacia adelante como si fuesen solapas que enmarcan la frente. Con respecto a su cuello, este es corto y grueso; con unos hombros enormes, musculosos y anchos. 

El pecho del bulldog inglés es profundo, mientras que su espalda es de forma cilíndrica y ligeramente arqueada. Con respecto a sus caderas estas son redondeadas y sobresalen ligeramente sobre el nivel de la espalda. Su cola es achaparrada y gruesa, recta o bien enroscada. Por otro lado, sus patas son cortas pero robustas, están bien musculadas, separadas y ligeramente arqueadas en los codos y corvejones para dar forma a una postura firme y de base amplia.

Cuenta con una piel suelta y colgante con arrugas intensas y pliegues gruesos en la cara. Tiene una papada que cuelga desde la garganta. Su pelo es corto y de fina textura.

Autor entrada: Editor